Religión Afrocubana main content.

Religión Afrocubana

Part of the ¡Cuba! exhibition.

Un grupo de mujeres llevan a muñecas vestidas para representar Oshún. Un grupo de mujeres lleva muñecos que representan a Oshun, durante un desfile en su honor.
© A. Roque/AFP/Getty Images

Parte de la exhibición ¡Cuba!

Religión en Cuba

En Cuba, coexisten una amplia variedad de tradiciones religiosas y, en las últimas décadas, su rol en la sociedad cubana ha crecido. En los primeros años de la Revolución cubana, el gobierno declaró a Cuba estado ateo y suprimió las religiones organizadas. Pero las nuevas constituciones de 1976 y en especial la de 1992 reconocen el derecho a la libertad religiosa. Hoy en día, muchas iglesias y templos de Cuba mantienen estrechas relaciones con congregaciones en los Estados Unidos y otros países.

Linea de gente esperando para recibir la comunión, ventanas con vidrios de colores al fondo.
Un sacerdote distribuyendo la comunión durante una misa Católica.
© M. Vacca/Marka/AGE Fotostock

Religión afrocubana

Cubanos de diversos ámbitos sociales buscan inspiración en la religión de los Orichas - a veces conocida como Santería - una práctica espiritual con raíces en África Occidental. Quienes siguen este camino buscan ser guiados por los orichas, deidades o “santos” que reinan sobre los esfuerzos humanos y las fuerzas de la naturaleza. Las ceremonias se llevan a cabo en las casas en lugar de un templo público o una iglesia. Para honrar a los orichas, los practicantes a menudo crean elaborados altares o “tronos”, espacios sagrados que presentan a estos seres poderosos en un esplendor majestuoso.

Una gran multitud de fieles cantan y bailan.
Los fieles de la religión orisha se reúnen en el patio trasero de una casa para participar en una celebración de Santería.
© S.L. Voisin/The Washington Post/Getty Images

Dos Aguas

En ocasiones especiales, un sacerdote puede construir un altar muy decorado o “trono” para elevar las deidades, conocidas como orichas, ante la comunidad de practicantes. Aquí, brillantes telas dignas de reyes y reinas forman un trono para Yemayá, deidad del agua salada (el océano, el cual dio nacimiento al mundo y a todas sus criaturas) y también para Ochún, deidad del agua dulce (el río que dio origen a las civilizaciones).

 Las telas brillantes cubren el altar y los vasos que se dedican a orishas.
Una re-creación de un trono orisha en exhibición en ¡Cuba!
© AMNH/R.Mickens

Música y Danza

En la religión de los Orichas, las personas se comunican con las deidades por medio del lenguaje rítmico de los tambores batá. Frente al altar, los percusionistas saludan a los orichas con sus propios ritmos en una secuencia llamada oro. Luego, se voltean hacia la gente y tocan mientras un cantante de alabanzas canta en lucumí, un idioma de la familia yoruba. Algunos practicantes, conmovidos, optan por bailar en el estilo característico del oricha.

Un hombre toca un tambor batá y canta mientras que otros dos fieles están cerca.
Los participantes realizan cantos rituales mientras tocan un tambor de batá durante una ceremonia en honor a Obatalá y Oshun.
© EPA European Pressphoto Agency BV/Alamy

Continúe visitando la exhibición—Tabaco en Cuba.

Foto superior: © A. Roque/AFP/Getty Images